A pesar del tiempo, de algún susto internacional, y de los obtusos que odian ésta fiesta tan entrañable, la Semana Santa ha sido espectacular en toda España. Cargada de simbolismo religioso, que algunos sandios pretenden eliminar, y si lo permitimos, reducirla a cenizas.

En realidad, los españoles, desde hace meses, estamos pasando un calvario de tres pares de narices. Somos víctimas de la ambición lujuriosa y el desconcierto de unos señores, que quieren hacer de su capa un sayo, a su modo y manera, obviando el raciocinio y el sentido común más elemental.

No sólo pretenden meternos a todos en el mismo saco de la desidia fatua, sino que intentan provocar que sigamos un camino difícil, pedregoso y embarrado, con   ”peregrinación” a ninguna parte. Ahora es cuando empieza de verdad, nuestro calvario más genuino: la política, los pactos, un nuevo ¿gobierno? las posibles elecciones, la actitud déspota y friki de algunos que ya han conseguido el sueño de mandar, aunque lo nieguen…Como diría un manchego anónimo: “El que nunca fue cosa y cosa le hacen, al hacerlo cosa, qué cosas hace”.

Para ellos, sólo cuenta la idea fija de subir al campanario de mil escalones, a costa de lo que sea, y sin importarles lo más mínimo si su plan es lo mejor para España. Su fijación extrema es llegar a tocar el badajo de la campana, sólo para hacer ruido  Cuanto más mejor. Y a costa de lo que sea. ¿Será genético o es un virus?

En éste tramo por recorrer, nos queda por descubrir “misterios”, “paisajes” y encuentros raros, que no sorprendentes. Estos días, se habla otra vez, de besuqueos concertados en la semipenumbra, o a escaparate abierto. Les da lo mismo, entre PSOE y Podemos. Lo previsto.

Algo habrá en la mochila, cuando el ilustre ambicioso “pretende” engatusar a su “amigo” natural ofreciendo, que sepamos, ministerios a fichajes estrellas como el ex Jemad (supongo que para asumir Defensa) y la magistrada Victoria Rosell, que podría ir destinada a Justicia. Este caramelillo, con sabor especial, le puede encantar al señor Iglesias, aunque le sepa a poco.

Mientras tanto, Ciudadanos, se hace el ofendido ante tal posibilidad,  amenazando, otra  vez, con romper la baraja y dejar inservibles los papeles firmados. Naturalmente que ese supuesto, no imposible pacto, estaría destinado a que don Pedro fuera investido, que es lo que le priva, y así salvar su trasero político. Hay que reconocer que se lo está currando.

Parece mentira que el señor Rivera se haga la víctima sabiendo perfectamente, que ha sido sometido a una astuta y estudiada seducción. La debilidad humana es frágil y quebradiza. Quizá esté todo atado y bien atado, a falta de escenificarlo, sacarlo de entre bambalinas y, entre luces, sacarlo al escenario. Y alguno dirá ¡Oh, sorpresa¡

Extraña la presunta ingenuidad del político catalán para no ver, o reconocer, que detrás del telón se podría estar escribiendo un nuevo libreto, incluso alguna sinfonía patética. Y no la de Tchaikovsky, precisamente. Y, además, con notas discordantes. Todo forma parte del espectáculo. La duda razonable está en saber por qué y a cambio de qué quiere hacerse el aturdido. Al menos es lo que piensa el común de los españoles. No es una maldad, pero no se puede evitar.

Las próximas semanas son decisivas. Insisto, España se juega mucho. Tampoco se puede permitir el lujo de que unos cuantos quieran seguir jugando al “escondite inglés” y “¿a que no me conoces?”, de antaño. Ni unos, ni otros. Da igual. De éste calvario no nos libra nadie. Visto lo visto, los españolitos de a pié, incluidos los que constantemente buscan vientos nuevos para orientar la veleta de su tejado, dudan de si es mejor la situación actual (nunca deseable) o las “ofertas” Low Cost que algunos nos brindan para los próximos cuatro años. Como diría el humorista manchego José Mota “Pero…y si sí” . Por si acaso ¡Toquemos madera!

 

MANUEL SÁEZ – Ex director RNE Albacete

Ahora empieza el calvario

La Opinión | 0 Comments

captcha

Por favor introduce el CAPTCHA

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>