Black Friday y otros asuntos “globales”

Nuestros mayores nos advierten de la imposición de costumbres desde el otro lado del mundo, en este caso lo del pavo de “acción de gracias” no lo veo, con tanto animalista en los últimos tiempos no parece una moda copiable, pero eso de comprar “a lo loco” un viernes por la tarde, entre luces de colores parece mucho más asumible, si eso ya lo personalizamos con unas castañas asadas. Así las cosas, los grandes almacenes, reales y virtuales, nos bombardean con “semanas negras”, ciber-lunes, e imposibilidad inasumible para nuestras carteras aquello de posponer compras navideñas para dentro de unos días, pues los niños ya no esperan a los camellos con los reyes en enero, sino a “Santa Claus” que viene sin tanta corona por las chimeneas, aunque muchas de nuestras casas carezcan de ellas o sean comunitarias.

Quizá por eso Susana Díaz adelantó elecciones para poder celebrar unas Navidades a “mejor precio”, y de paso que Sánchez permanezca algo más como Presidente, antes de convocar elecciones. En esto los independentistas no saben ya qué inventar para diferenciarse de “los españoles”, por el momento no apoyarán los presupuestos ni aunque le pidamos al “tronco de Navidad” y “caganer” que los “evacue” (con perdón) para 2019.

Pero sigamos comprando, que esta semana sin duda da para ello. Justo ahora retomamos “cajas B”, que hacen más fácil el derroche para un Casado trasnochado que lucha contra el BREXIT a su manera, al grito de “Gibraltar Español”, me parece que en eso no habrá suerte a pesar de que Borrell ha tomado nota. Iglesias idea nuevos memes para el rey emérito, invitándole a comparecer al Congreso, quizá podría invitarle en “acción de gracias” a su “casoplón” para convencerle, si no acepta, siempre le quedará la alcaldesa de Madrid, aunque creo que aún hay menos posibilidades. Rivera, por su parte, pide claridad al PP para un acuerdo en Andalucía por lo que sigue dando por perdidas las elecciones. Por su parte, Ábalos después de su globo sonda para cobrar por las Autovías en un futuro no lejano, seguro que con descuentos en el “Black Friday”, no oculta ya que el escenario de generales se adelanta.

Nos hemos globalizado, muy a pesar de los independentistas, ahora tenemos políticos que como Trump califican su gestión con matrícula de honor, incluso alguno perseguido por la justicia en Waterloo, ahora pensamos en el consumo como una forma de celebración, no de necesidad, la pila de hidrógeno como respuesta sostenible al diésel, y comer sólo verdura como la actividad más progresista del planeta. Pero el caso es que nos parecemos cada vez más, por el número de chorizos que tenemos fuera de la carnicería, el machismo que invade la sociedad, la última sentencia irlandesa al respecto no tiene desperdicio, el veto impuesto al desarrollo tanto en Tijuana como en el Mediterráneo, e incluso la exclusión nacionalista que emerge desde Cataluña a Flandes pasando por Inglaterra o Escocia.

Mientras Sánchez propone en Rabat un mundial de fútbol en 2030, si Torra no dice otra cosa, a tres países, estará en Cuba en el “Black Friday” y les recuerda a todos que de él es la última baza para convocar elecciones, mientras sigan comprando…, y riendo o llorando.

De verdad que lo del Viernes Negro es lo que menos me preocupa en este “belén”.

 

Blog: El Secreto del Hormiguero

Categoria La Opinión