Acabo de recibir en casa dos cartas con el membrete de Castilla-La Mancha, Presidente,  una dirigida a mí y otra a mi esposa. Reconozco que me ha sorprendido porque no encontraba a priori ninguna razón para que el Presidente García-Page tuviera este detalle. No figuro en la lista de simpatizantes del PSOE luego no procede ninguna señal de agradecimiento electoral; por otra parte, ya han pasado las elecciones   y no veo razón para que el Presidente venga a vendernos la burra como se suele decir, a no ser, que lo dudo, la carta fuera anterior a las elecciones, cosa imposible de saber gracias a la súper modernidad del servicio postal que impide averiguar fecha alguna en las marcas del sobre.

Una vez abierto el sobre y leído su contenido me alegro de que por fin se haya puesto en marcha el Programa de Prevención de Cáncer de Colon y Recto, cuyas siglas (PPCCR) dirían cosas muy distintas con solo intercalar un guión (PP-CCR). Yo esperaba esto por haber sido anunciado hace tiempo y, lo mismo que el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama, considero que son dos programas de suma importancia en la medicina preventiva y la detección precoz y que debería extenderse para otras afecciones como el cáncer de próstata, que se encuentra al parecer en fase de estudio y se piensa incorporar en un plazo no muy lejano.

Reproduzco uno de los párrafos de la carta del que se pudiera extraer aquello de que el que hace la lay hace la trampa: “En breve recibirá una carta por parte de nuestro Servicio de salud, en donde además de ampliar información sobre este Programa, se le darán las indicaciones necesarias para conseguir su cita y poder realizar esta prueba”. Yo espero que una vez recibidas las instrucciones el Programa vaya como la seda, porque pudiera ocurrir que sea muy fácil obtener la cita y extremadamente difícil acceder a la prueba, porque experiencia en demoras el Sescam tiene más que de sobra.

Yo tenía que pasar consulta con el cardiólogo en Diciembre pasado y estamos en Julio. La vez anterior, la que se debería haber pasado en un año se produjo pasados más de dos y buscando recomendaciones, para después ser atendido en escasos cinco minutos. No es que tuviera una batería de preguntas que hacerle pero sí consultar algunas dudas sobre medicación; todo fue inútil, apenas cinco minutos y vuelva Vd. al año que viene. Vamos que el cardiólogo de turno –nunca me ha visto el mismo- me trató como el que despacha churros. Al final y preocupado por mis dolencias, he tenido que recurrir a la medicina privada, pero como sé que no todo el mundo tiene en su mano el poder hacerlo, vaya desde aquí mi más enérgica protesta contra los que organizan y dispensan, contra la endiosada élite de las especialidades.

No son de extrañar pues mis dudas al respecto y espero que la carta, firmada por el Presidente –que hubiera bastado con la del Consejero- no sea un brindis al sol ni un reclamo para conseguir el voto de los mayores de 50 años, que por ahí pudieran ir los tiros;  pero la vida nos  ha enseñado a desconfiar de los políticos y más de estos que han hecho de la política su medio de vida. Obras son amores y no buenas razones Sr. García-Page, que de estas últimas estamos hartos y de promesas y mentiras también.

www.pacodelhoyo.blogspot.com

El “PPCCR”

La Opinión | 0 Comments

captcha

Por favor introduce el CAPTCHA

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>