Corren por las redes mensajes describiendo la diferencia entre una concentración/manifestación de gente civilizada y las convocadas por la izquierda más arcaica de la mano de  podemitas, antisistemas, anticapis, okupas, indepes, cuperos y demás familia.

La mayoría de estos mensajes hacen referencia a que en la concentración en la Plaza de Colón,  calificada por toda la izquierda como ultranacionalista,  de extrema derecha, enemigos de la democracia y de la Constitución, resulta que no ha habido altercados, no se han visto pintadas en las paredes,  no ha habido marquesinas ni escaparates rotos ni contenedores ardiendo ni coches volcados, no ha habido detenidos ni policías heridos como tampoco toneladas de basura, cascotes y mobiliario urbano destrozado. Justo lo contrario de cuando estas concentraciones o manifestaciones las convocan los autocalificados como demócratas, es decir la chusma izquierdista a que hago referencia en el párrafo anterior.

La izquierda siempre creyó que la calle era suya y en ella tenían derecho a todo porque para ellos el derecho de manifestación y los destrozos en bienes particulares y públicos es lo mismo,  todo forma parte del espectáculo y habrá que buscar en las hemerotecas si ha habido alguna “manifa” que no haya terminado de este modo. Cuando la gente que no piensa como ellos sale a la calle son calificados como extrema derecha, fascistas y enemigos de la democracia aunque en casos como la concentración del domingo hubiera entre la multitud destacados socialistas –de los de verdad- portando la bandera o cubriéndose con ella.

Recuerdo las dos grandes manifestaciones en Madrid, convocadas por Rajoy contra la política de Zapatero. Más que por el éxito de las mismas, que Zapatero se pasó por el arco del triunfo, por la extrañeza de la izquierda y su comparsa mediática del hecho de que la derecha saliera a la calle  con gran desparpajo y  despliegue de enseñas nacionales, lo que calificaron como atentado contra la democracia a manos de la extrema derecha y el fascismo. Y es que a la izquierda menos civilizada le produce urticaria la bandera roja y gualda y la más civilizada la utiliza a conveniencia. Ese fue el gran pecado de la segunda República, dividir a los españoles en dos bandos con dos banderas de forma que ochenta y ocho años después seguimos aferrados a cada una de ellas.

El domingo en la Plaza de Colón y calles adyacentes se dieron cita decenas de miles de españoles hartos de la deriva del gobierno socialista en su alianza con los enemigos de España, podemitas, etarras e independentistas y por las continuas cesiones a todos y en especial a estos últimos. Portaban la enseña nacional porque esa fue la consagrada en la Constitución y lo hacían defendiendo lo que esta enseña significa, la unidad de todos los españoles bajo una misma Bandera y una misma Constitución. (Salvo la excepción de Albert Rivera , flanqueado por dos inmensas banderas  del arco iris, él sabrá el porqué). Por eso los que no reconocen ni a una ni a otra montaron en cólera y se deshicieron en descalificaciones cuando no en insultos, desde la vicepresidenta Calvo (la cara es el espejo del alma) hasta el último mono del rojerío gobernante o paniaguado.

En “blanco y negro” veía el doctor Sánchez la concentración. No sabía yo que además de narcisista, vengativo, traidor y felón fuera también  daltónico acromático, porque solo a un daltónico acromático se le escaparía la grandeza de los vivos colores de nuestra Bandera y como el doctor Sánchez, vería la Plaza de Colón en blanco y negro, quizás los mismos colores que definen en el doctor su vida y su alma.

Puede que lo del domingo no sirva para nada porque a Sánchez le aprietan más otros zapatos y de hecho hoy el debate de Presupuestos en el Congreso y el juicio a los secesionistas en el T. Supremo pueden condicionar más su futuro. No debe tenerlas todas consigo ni claro el camino por donde tirar cuando ha echado mano una vez más del recurrente destino de la momia de Franco.

Los independentistas se están dando cuenta de que contra Rajoy se vivía mejor porque al menos podían mantener la llama encendida, mientras que las concesiones a Sánchez no solo apagan esa llama sino que desaniman a quienes aportaban la leña. Sánchez amenaza con elecciones el 14 de abril y al mismo tiempo lo desmiente,  pero lo más probable es que no salgan adelante los presupuestos y sus socios le obliguen a convocar elecciones. Si consigue sacarlos adelante tendrá un respiro hasta la sentencia del T. Supremo, pero entonces las exigencias de sus socios independentistas serán mayores y la imposibilidad de contentarlos le hará desistir.

Mientras tanto y jugando a ser adivino, pienso que el doctor Sánchez va a esperar al  26 de mayo para ver caer a los barones que han osado levantar su voz contra él y deshacerse de ellos para permanecer como único e indiscutible líder de cara a las elecciones generales. Antes de convocarlas aprovechará el rechazo de los independentistas a la sentencia del Supremo, que a buen seguro irá acompañado de disturbios, pronunciamientos y una segunda versión de la proclamación de la república  catalana, para acto seguido  implantar el 155, a lo que Casado y Rivera no podrán negarse y de esta forma concurrir a elecciones vendiéndonos la burra de que ha sido él el que ha hecho todo lo posible por mantener el diálogo con los secesionistas y culpándoles de su cerrazón. Bastará con que su oráculo le diga “ya” y Tezanos le convenza de la veracidad de los resultados del CIS, cosa que hasta ahora no ha conseguido.

Lo que el doctor Sánchez veía en blanco y negro no era la concentración de fachas del domingo sino su propio destino. Dios lo quiera.

www.pacodelhoyo.blogspot.com

 

En blanco y negro

La Opinión | 0 Comments

captcha

Por favor introduce el CAPTCHA

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>