Que no nos engañen más, sólo pedimos eso. Esto no puede seguir así, no es viable que los políticos de turno nos digan que no gastemos, que debemos ahorrar más y que paguemos más impuestos. Bueno, viable es, porque lo permitimos, pero es que viendo lo que hacen ellos con nuestros esfuerzos es para ir a donde estén (iba a poner a sus puestos de trabajo, pero lo mismo los pillamos vacíos) y exigir explicaciones. Nos aprietan cada vez más pero diciendo que no, que no es su culpa, que es la economía, los mercados, la Merkel, un intervalo necesario entre dos buenas épocas, la vivida y la que está por venir, que estamos a un paso. Que no queda nada, que un esfuerzo más. No salgas a viajar tan lejos, quédate en una casa rural. O un hotelito baratito. Si es posible no evites gastar, pero gasta poco, que luego no hay para pagar impuestos y eso no está bien. Hay que gastar porque sin gasto, no hay nada que trincar. Porque no me diréis que estáis pensando que el que venga después no va a hacer lo mismo. Igual que lo hizo el de ayer, lo hará el de mañana. No conozco país sin corrupción. España es un gran país. Estamos en la Champion League de la corrupción. A nivel global, generalizado y tan extendido que nadie se asusta. Calcula cuántos días al año no hay alguna imputación o escándalo financiero. Con los dedos de la mano de un manco los puedes contar.

Todos, todos, todos, están en el ajo. Por eso nadie dice nada. ¡El día que alguien tire de la manta, resultará que hasta yo tengo dineros en Panamá! Esa es otra, Panamá…

Los que saben de esto predicen dos años de bonanzas gracias al turismo. Así que seguro (segurísimo) que el ministro destinado al turismo, el Sr. Soria, estará súper concentrado en aprovechar al máximo el tiempo que le pueda quedar (me da igual si cuatro días o cuatro años) para elaborar planes y medidas para que en esta época de vacas gordas se utilice para renovar la oferta turística e internacionalizar las empresas.

Se prevé que la temporada 2016 marque un nuevo récord en visitas de turistas extranjeros. Desgraciadamente, se han de tener en cuenta los problemas que afectan al resto de países africanos del Mediterráneo con los que competimos en turismo. Sus problemas se convierten en nuestras oportunidades. Habrá que saber aprovecharlas, puesto que se espera superar los 70millones de turistas extranjeros este año, y eso son muchos cuartos. Supongo que los que mandan ya se habrán dado cuenta y estarán en sus despachos frotándose las manos.

Sería el mejor momento para aprovechar la liquidez y la demanda para que administración pública y empresarios se pongan de acuerdo y expriman destinos turísticos a través de renovarlos en vez de sacar el máximo dinero posible para fines personales. ¿Seremos capaces entre todos de hacer algo bien aunque sea sólo una vez?

No sé quién lo dijo, pero es bien conocida la frase “nuestros peores enemigos aquí no son los ignorantes y los sencillos, aunque crueles; nuestros peores enemigos son los inteligentes y los corruptos.”

Y aquí no diría yo que inteligentes, pero corruptos, a patadas. A patadas hay y a patadas habría que tratarlos.

 

PABLO CAMPILLO

 

Nuestros peores enemigos: listos y corruptos

La Opinión | 0 Comments

captcha

Por favor introduce el CAPTCHA

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>