Conforme los medios de comunicación van sacando a relucir trapos sucios y la población va conociendo lo que encierran las Diputaciones y lo que maquinan quienes controlan las mismas, se va extendiendo más la idea de que estas Instituciones son innecesarias. La reciente publicación en Visión 6 del escandaloso y corrupto sistema de oposiciones en la Diputación de Albacete, que se añade a otros escándalos derivados del amiguismo y del control de la Institución por dos personajes, si bien opuestos políticamente, unidos como una piña a la hora de la gestión de sus propios intereses.

Las Diputaciones son Instituciones anacrónicas en los tiempos que vivimos. Que bien pudieron cumplir una misión como nexo entre la Administración Central y las Corporaciones Locales, pero de a raíz de  que el Estado ha ido cediendo a favor de las CCAA y estas han ido asumiendo competencias, se la creado una duplicidad de funciones que las hace innecesarias ya que la Administración Autonómica está perfectamente estructurada para llegar a cualquier rincón de su geografía y prestar los servicios necesarios.

Por otra parte, las Diputaciones no son Instituciones democráticas en donde el pueblo pueda elegir directamente a sus representantes en las mismas. Los Partidos se reparten los escaños en función de sus resultados electorales municipales o sus acuerdos posteriores y son ellos mismos los que eligen y  proponen a quienes han de ocuparlos. Se hace un paripé electoral en los Juzgados dónde acuden a votar unos compromisarios, concejales electos, para elegir a los que ya todos saben. Es la vieja política; de lo poco que ha sobrevivido a la dictadura. Con estas elecciones amañadas  se pagan fidelidades, se premia a los vencedores en las urnas y se establecen los liderazgos comarcales. El pueblo a todo esto ni se entera pero sabe que quién ha salido Diputado es porque ocupa un lugar predominante en la escalilla de los políticos provinciales. El pueblo sabe que el nuevo Diputado Provincial es un “enchufado” del Partido al que corresponda, que si es del que gobierna la Entidad tendrá un respetable sobresueldo añadido al de su condición de edil y si está en la oposición al menos dispondrá de una tribuna para hacerse oír entre los Municipios de su Comarca y de paso trepar a puestos de más altura –lo de más responsabilidad no debe utilizarse en política porque debe reservarse para aquellos que responden con su persona, su patrimonio o su prestigio de los actos derivados de la misma-.

Independientemente de que se trata de la Institución más próxima al mamoneo, el enchufismo y la corrupción, es que no se justifica ni por su carácter democrático ni por la efectividad de sus servicios, que bien pueden ser prestados directamente por la CCAA a través de sus delegaciones y servicio provinciales. Nada hay que justificar ante la sociedad. Allí el que más chifla capaor. El pueblo que tiene Diputado tiene una mina de cobre; si además el Diputado gobierna y reparte ayudas, obras o prebendas la mina pasa a ser de plata y si encima el personaje es el Presidente, la mina  es de oro. Curiosamente esta escala minera se corresponde con la categoría del Municipio

Nada tengo que objetar al personal laboral o funcionario que atienden estas Instituciones, a los que les supongo la misma disposición y capacidad que al resto en las otras Administraciones. Los casos de enchufismo y corrupción en el acceso  a determinados puestos de trabajo, debe ser algo por lo que ellos mismos luchen para hacer más digna y creíble su situación laboral. No obstante estoy convencido de que sería muy conveniente y económicamente rentable transferir a la Junta de Comunidades todos los servicios que las Diputaciones ofrecen a los ciudadanos y traspasar igualmente a las personas que los prestan, con una política de prejubilaciones y bajas incentivadas que impida la sobrecarga de personal, culminando el proceso con el pase a mejor vida de estas Instituciones que mucha gente ya considera obsoletas y que sirven en muchos casos y exclusivamente a intereses personales y de Partido.

www.pacodelhoyo.blogspot.com

¿Sobran las diputaciones?

La Opinión | 0 Comments

captcha

Por favor introduce el CAPTCHA

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>