Se ha cumplido ya más de dos meses de aquel aciago Comité Federal del 1 de octubre de 2016, la  dimisión del entonces Secretario general y posterior constitución de la Comisión Gestora el día 4 del mismo mes. La dureza de los episodios  que hemos vivido como socialistas, han supuesto un muy duro golpe para nuestro proyecto colectivo, dejando a nuestro electorado y a nuestra militancia en un estado de agobio, desasosiego e inquietud desconocido desde la llegada de la democracia. En estos momentos de especial complejidad y dificultad resulta muy conveniente dar la cara con nuestros militantes, simpatizantes y votantes. Hemos de analizar nuestra realidad y, como siempre hemos hecho, aprender de nuestros errores poniendo las bases para superarlos. Ahora hemos de pensar en el futuro sobre el que sí debemos actuar.

El pasado mes de febrero se cumplió el plazo para realizar el Congreso Ordinario del PSOE, pero estando en pleno proceso electoral abierto, el Comité Federal modificó los plazos hasta que estuviera resuelta la gobernabilidad de nuestro país”. Gracias al “aceite de ricino” de la “abstención”, ahora hay un gobierno legalmente constituido, con lo que han desaparecido las razones estatutarias y objetivas que impedían la convocatoria de un congreso. Además la Comisión Gestora tiene como único objetivo la celebración de “ese” Congreso que resuelva la situación de interinidad “que disfrutamos”. Estamos ante una triple situación: de emergencias, urgencias y exigencias a las que hemos de hacer frente: Urge normalizar la vida orgánica en el partido; nos hemos pasado en nueve meses en la renovación de los órganos federales; precisamos un Secretario General como líder y referencia de nuestra política de oposición, como segundo partido más votado. Hemos de “despegarnos del PP y de Rajoy”; precisamos estar muy pendientes de Podemos porque su intento de sorpasso” es permanente para ser el “jefe de la oposición”. Atender, recuperando el tiempo perdido, el problema territorial con Cataluña y normalizar, fortaleciendo nuestras relaciones con el PSC. Estar especialmente atentos  al seguimiento de la política europea, sobre todo la económica, donde ya se habla de expansión fiscal”, manteniendo una “alerta muy especial” en los programas de Empleo, Inmigración e Inversiones, sin olvidar la pensiones ¿Cuál va a ser definitivamente nuestra posición ante los presupuestos, una vez que hemos mejorado nuestro “techo de gasto”?.

A pesar de la perentoriedad de todo lo expuesto, hay una atmósfera en sectores de nuestro partido, que están por la labor de dilatar la convocatoria del Congreso, con su argumento de: tranquilizar la vida interna de la organización. Miren compañeros, cuanto más se dilate, más se incrementará la división interna (entre dirección y militancia), nuestra imagen empeorará ante la sociedad española y tendremos más dificultades para recuperar nuestra credibilidad y confianza. Parece un despropósito que la Comisión Gestora añada como propuesta intentando aplazar decisiones, “debatir sobre ideas y el proyecto socialista” Estamos encantados de debatir sobre ideas y el proyecto socialista, pero queridas compañeras y queridos compañeros de la Comisión Gestora, no olviden que el órgano que nuestros estatutos legitiman para debatir sobre el proyecto de los socialista para España es el Congreso Federal. Es cierto que como dicen Vds. compañeras y compañeros, vivimos en un “tiempo excepcional”, pero eso de que “conviene no apresurarse”… ¿Compañeros de la Comisión Gestora se imaginan que no haya acuerdo presupuestario, y que el Gobierno de Mariano Rajoy, cumplidos los plazos constitucionales en mayo, convocara Elecciones Generales? Sería suicida llegar a mayo sin tener despejada la situación orgánica del Partido Socialista. Sin olvidar compañero Presidente de la Gestora, que también eres Presidente del Principado de Asturias, que imagino lleva su tiempo.

A lo largo y ancho de toda la geografía española están surgiendo plataformas de militantes socialistas que demandamos compromisos y respuestas claras. Se está solicitando elecciones primarias, con el voto directo y secreto de la militancia, en la elección del compañero o compañera para Secretario o Secretaria General. Este proceso de elección no debería sobrepasar el mes de marzo de 2017.

Una vez despejada la incógnita de la Secretaría General, entendemos que la celebración del Congreso Federal del PSOE no debería sobrepasar la fecha de Abril de 2.017. No olvidemos que PP y Podemos tienen sus Congresos durante el segundo fin de semana de febrero de 2.017.¡Que enternecedor, los dos juntos en la misma fecha! ¿Se imaginan compañeras y compañeros, Elecciones Generales convocadas  y el PSOE sin Secretario o Secretaria General y sin Congreso resuelto?

La Comisión Gestora no tiene fecha para el Congreso del PSOE, pero parece tiene un plan para llegar a ese Congreso con un nuevo proyecto político, que saldrá ahora, de un debate de toda la organización, estructurado en ponencias. Este plan de la Comisión Gestora se presentará, no sabemos qué día de este mes de diciembre, en un Comité Federal con un calendario e itinerario para presentarse reconstruido ante la sociedad. En él se expondrá, debatirá y se votará un calendario de celebración de ponencias temáticas que serán “la nueva columna vertebral del PSOE”. Miren el tiempo es un bien escaso y susceptible de uso alternativo, compañeros de la Gestora y hemos perdido dos meses. No podemos presentarnos en las puertas del verano, por mera prudencia política, con las manos vacias de emergencias resueltas. Hemos de elaborar una ponencia–marco en los 60 días que van, desde que se convoca la asamblea hasta su celebración. Son los plazos reglamentarios habituales.

Hacia la mitad del primer punto y aparte del presente artículo decimos. Urge normalizar la vida orgánica en el partido. Si no empezamos por esto, NO HABREMOS HECHO NADA. La Ley de Partidos Políticos de 1978, como todas las leyes del inicio de la Transición  quería, a toda costa, evitar la inestabilidad política y como medio para hacerlo fue el fortalecimiento de las cúpulas dirigentes de los partidos; opción que se adoptó, por omisión, cuando se decide dejarla vacía de contenido, permitiendo en la práctica que los partidos se autorregulen. Esto es una anomalía gravísima e insólita  en las democracias avanzadas. Los partidos políticos no deben autorregularse porque son entidades especiales a las que se les reconoce el monopolio de la representatividad política y se financian con recursos públicos. Este reconocimiento no debe darse sin un riguroso control legal. Tomemos el ejemplo de Alemania: La Ley obliga a los partidos a celebrar congresos bienales, a que los delegados en estos congresos sean elegidos mediante votación secreta entre los militantes, a que los candidatos a cargos electos sean elegidos en primarias, a someterse a auditorías externas…. El sistema genera competencia entre los dirigentes y los candidatos a serlo. Así los partidos están sustentados por la democracia interna, la transparencia y la competencia. Toda esta reflexión, convenientemente desarrollada en la Ponencia de Estatutos sería una excelente “tarjeta de presentación ente la sociedad y verdadero propósito de enmienda”   

¿Por qué no lo hacemos compañeras y compañeros de la Gestora?

 

Juan Francisco Fernández Jiménez

Ex Presidente de la Diputación de Albacete

jffernandez_29@yahoo.es

Urge mover ficha

La Opinión | 0 Comments

captcha

Por favor introduce el CAPTCHA

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>