Lección de vida de Jesús Vidal

Mirando en ese hormiguero en el que se agolpa tanta cuestión social sólo me sorprendo por una gran noticia, la de una persona ya conocida que subió al escenario de los Goya para agradecer, pero sobre manera a dar una lección a todos pidiendo visibilidad, y mostrando inclusión y diversidad. Sí, se trata de Jesús Vidal, “Mejor Actor Revelación” por su película “Campeones”.

Visibilidad para la discapacidad, sea física como la suya, intelectual como algunos de los otros actores de reparto, o de cualquier otro tipo, siento orgullo social cuando observo a personas luchadoras como Jesús que han conseguido sus objetivos, alabo a la sociedad que elimina trabas en pro de la igualdad y discrepo de cuantos miran para otro lado. Inclusión que permita que participen con los mismos derechos en este hormiguero tan diverso.

Pero no todo fue bien en esta semana, pues mientras Jesús recogía su Goya, un dictador armaba civiles para defender una vez más lo suyo, confundiendo política con un ‘ego’ de poder que demagógicamente sitúa en el pueblo, llevando a la guerra a civiles que piensan que luchan por una revolución social. Tampoco les fue bien a los presos de los lazos amarillos que vuelven a la capital para ser juzgados por romper la legalidad de todos con la bandera de la diferencia dentro de la diversidad, y mientras, allá en Sabadell otra mujer era agredida por una manada, otra manada de hombres, para aquellos que se sientan violentados por esto que digo, esperen a escuchar una noticia en la que un hombre sea agredido sexualmente por tres, cinco o seis mujeres, quizá entonces pueda entenderles. Pero quizá lo que más me ha enfurecido esta semana es encontrar a un individuo que por fama o notoriedad es capaz de usar las redes sociales para insultar el juicio de lo humano al precio de ridiculizar a un niño sepultado en un pozo, no puede ser alguien más vil quizá amparado en la “libertad” de expresión, no diré de quién se trata, sería darle lo que busca, pero su poesía execrable en twitter es absurda y vomitiva.

Siempre hui de generalizar, de comparar, pero entiendo el discurso de Jesús, desde el respeto que el como individuo mostró por la sociedad que le rodeaba y con la que no sin batallar ha conseguido inclusión e igualdad. No todo está perdido.

En política huyamos del radicalismo, el populismo, el nacionalismo, pues todas estas ideologías tienen en común que luchan por el apoyo social para la idea de unos pocos individuos, en política o “la cosa pública” debemos encontrar a individuos que estén dispuestos a luchar por las ideas sociales, por ejemplo las que esta semana nos recordaba Vidal: inclusión, diversidad y visibilidad.

Blog: El Secreto del Hormiguero

Categoria La Opinión